lunes, 13 de octubre de 2008

¿Qué hacemos con Trinidad?


Trinidad López, es uno de los peores presidentes que han pasado en los últimos años por el palco de la plaza de Madrid. Algunos dicen que es buena persona, (no lo dudo, puede ser) y que pone interes en aprender(menos mal), lo cierto es que sus continuos errores están dejando al coso madrileño a un nivel más que bajo. Para ello cuenta con la ayuda de Julio Martinez, otro presidente que merece el mismo destino que él, osea, FUERA DEL PALCO.

Ayer, día 12 de Octubre la volvió a preparar, nos tragamos un inválido manifiesto, eso si antes consultó y consultó con sus asesores(vaya tropa) y mas tarde le robó una oreja al modesto matador Israel Lancho, pedida por mayoría. Dejando a un lado que el torero traia autobuses y que su faena no fué gran cosa, mató de una estocada a ley y los pañuelos afloraron y la primera oreja es del público(asi lo dice el reglamento).

Señores de la Delgación del Gobierno, de la Jefatura Superior de Policia de Madrid, de la Dirección General de espectáculos de la Comunidad de Madrid.
¿A QUE ESPERAN PARA DESTITUIR A ESTOS SEÑORES?




Una vez más: Gracias, Javier

4 comentarios:

Valentín Azcune dijo...

De acuerdo en que estos Presidentes son nefastos, en que el primer toro tendría que haber sido devuelto y en que la faena no fue una gran cosa, aun estando bien planteada (se cruzó y tuvo quietud, pero a los muletazos les faltó, por ejemplo, profundidad). Sin embargo creo sinceramente que no había mayoría de pañuelos. Otra cosa es que algunos, como casi siempre sucede, la pidisen de viva vos, sin flamear el pañuelo. Además, con concesión de la primera oreja hay que tener mucho cuidado, pues una orejita en el primer toro y una oreja protestada en el segundo equivalen a una salida injusta por la Puerta Grande. De escándalo el paripé de las mulillas, perdiendo sin ningún disimulo el tiempo a la espera de que el Presidente concediese la oreja. Merecen una sanción.

ALMA dijo...

Valentín, pues a mi no me gustó en exceso la faena de Israel Lancho, pero mató de un estoconazo. Todo hay que reconocerlo.

En cuanto a la petición, creo que si que fue mayoritaria, y que por lo tanto, la oreja se la robaron al matador.

Lo de las mulillas fue una vergüenza... estuvieron paradas a los pies del toro un buen rato, mirando al palco a ver si el señor Trinidad sacaba el pañuelo.

ToroAlcarria dijo...

No discuto que la petición fuera "mayoritaria" (de los pocos que estábamos claro), pero la estocada... reconozco que se tiró como un tío, pero no fue tal, de verdad, paracecía que sí, pero finalmente se vió la colocación de la espada no fue tal. Pero bueno, además de, la faena no fue de oreja, con todo lo que ha expuesto Valentín, ¿sabeís lo que pasa?, que en Madrid ya no valen los "saludos", ni la "vuelta al ruedo", ya como mínimo tiene que ser oreja o nada. Antes unos saludos valían lo suyo, la vuelta ni te digo.

Y 100% de acuerdo, LOS MULILLEROS (que no la mulillas) fue de vergüenza.

ALMA dijo...

ToroAlcarria, se tiró como un tío, es verdad, pero también reconozco que algún fallo tuvo que tener, pues el toro tardó en caer...

Lo de los premios, toda la razón del mundo, parece que en Madrid o se corta una oreja, o no hay premio... y es una pena. Una auténtica pena.

Vuelvo a repetir, que lo de los mulillero aquí es vergonzoso, como en cualquier plaza de pueblo.