jueves, 12 de junio de 2008

Más sobre El Escorial: El Pudridero



Tras el post de hace unos días que trataba de El Escorial estuve hablando con un amigo que me descubrió un sitio del Monasterio que no conocía, y que supongo que la mayoría de los mortales, tampoco conoce: El Pudridero.

El Pudridero es un sitio de acceso muy restringuido, pues sólo tienen acceso a él los monjes agustinos que viven en el Monasterio. Es una estancia con paredes de piedra, el suelo de granito y el techo abovedado. En este lugar reposan los cuerpos de los difuntos reales que luego pasarán al Panteón Real. Los cuerpos reposan en esta sala entre 20 ó 30 años para culminar el proceso de descomposición total, para luego poder ser metido en el pequeño féretro que les espera en el Panteón.

Eso si, debemos hacer diferencia entre el Pudridero Real, donde descansan los cuerpos de los reyes y madres de reyes antes de pasar al Panteón Real; y entre el Pudridero de Infantes, que luego pasarán al Panteón de Infantes.

Alfonso XIII, abuelo de nuestro actual Rey, nunca llegó a pasar por el Pudridero. Había fallecido en Roma en 1941 y cuando fue trasladado a España, en 1980, ocupó directamente el lugar reservado para él en el Panteón Real. Su padre, Alfonso XII, tan sólo estuvo 13 años en este recinto transitorio, desde 1885 hasta 1898.

Hoy, en esa estancia enclavada en el subsuelo de la Basílica, son tres los cadáveres que esperan su sepulcro definitivo: el de la reina Victoria Eugenia, abuela de don Juan Carlos, quien falleció en 1969 pero que hasta 1985 no fue trasladada a El Escorial procedente de Lausana; él de don Juan, Conde de Barcelona, que descansa en el Monasterio desde el 3 de abril de 1993; y el de la Condesa de Barcelona, entregado a los agustinos el 4 de enero de 2000.

Por esta estancia pasaran nuestros actuales reyes, antes de pasar al Panteón Real, aunque actualemente en el mismo no hay sitio para ellos. Cuando los tres cuerpos que actualmente hay en Pudridero pasen al Panteón, este estará completo. Juan Rafael de la Cuadra Blanco nos da una solución a este problema. Afirma que «Carlos I dejó claro en su testamento que quería estar medio cuerpo debajo del altar y medio debajo de los pies del sacerdote. Y su hijo, Felipe II, cumplió su deseo. Hasta 1654 estaban, junto con su familia, debajo del altar, encima del actual Panteón. Pero fue Felipe IV quien trasladó a todos sus antepasados. Lo correcto sería devolver a Felipe II, a Carlos I y a sus esposas, las reinas Ana de Austria e Isabel, a su primitivo enterramiento. De esta manera se corregiría un error histórico, quedarían cuatro tumbas libres y se podrían enterrar a dos generaciones más". Esto sólo es una hipótesis, una posible solución, pero ya veremos como se solucionará el problema.
Imágenes: 1) Pudridero (Juan Rafael de la Cuadra); 2) Cámara de Infantes (http://es.wikipedia.org) y 3) Panteón Real (http://www.sanlorenzoescorial.com)

11 comentarios:

bastonito dijo...

Mira, no sabía yo lo de Carlos I y Felipe II. No te acordarás sin saber una cosa nueva...

ALMA dijo...

Pues ya ves Bastonito, es verdad que nunca te acostarás sin saber alguna cosa nueva.

Esa es la solución que se ha propuesto para que quede algún hueco libre en el Panteón. La solución es devolver a Carlos I y Felipe II al lugar donde en principio estaban enterrados. Con eso, estaría solucionado el problema del espacio, pues quedarían cuatro féretros libres, lo que solucionaría el problema para un para de generaciones....

Costillares dijo...

Una pregunta, Letizia Ortiz también pasará por el pudridero?

ALMA dijo...

Costi, pues a ver, hoy por hoy, según están las cosas no, pues, según la tradición pasan por el los Reyes y Reinas consortes que son madres de reyes, y de momento ella ni es Reina ni madre de reyes, pues con la Constitución que ahora tenemos sabes que el monarca debe ser varón, por lo que aún no habría dado a luz al futuro heredero.

Pero supongo que con el tiempo pasará por el Pudridero y tendrá su féretro en el Panteón Real, pues será futura reina y ha dado a luz, supuestamente, a una futura heredera, siempre que cambiaran la Constitución y la Infanta Leonor reinara.

No se si me he explicado bien.

Aunque también puedo estar equivocada.... sí alguién sabe la respuesta correcta... ya sabeís, abierta a todas las opiniones.

betialai dijo...

Yo, lo que espero es que para dentro de un par de generaciones haya llegado de una puñetera vez la III República y a los julays que se están pudriendo y a los que quedan vivos, cuando palmen, los incineren o los entierren como a cualquier hijo de vecino, con lo que la resolucción del problema de espacio se simplificaría bastante.

Ya comprendo que la medida no dejaría de ser un pelín drástica, pero ya sabe: a grandes males, grandes remedios.

Un besote.

ALMA dijo...

¡Qué le vamos a hacer, Beti! La verdad es que la medida es un poco drástica. Bueno, no sería una medida drástica, sería, simplemente, un cambio radical. Y ten en cuenta que con un cambio así, estaría más que resuelto el problema del espacio.

Un besote

Gómez de Lesaca dijo...

Pues yo reverencio todo lo que supone El Escorial.

Y las brumas y los fríos.
Y el granito de los ventisqueros.

Y al gran Felipe II, al desgraciado Felipe IV y al pobre Carlos II. (Ya despojos, reales pero despojos al fin y al cabo. Dios los tenga en su gloria y los haya perdonado)

Y reverencio la seriedad de los monteros de Espinosa (ya no hay), y el sonido seco de las alabardas (que no he oído) y la luz de las hachas (que no he visto).

Y saber que ahí acaba todo. Con terciopelo o con hábito franciscano. ¡Qué mas da!.

(También reverenciaba a su manera El Escorial un gran aficionado (y republicano además): se llamaba Ortega).

Saludos.

Escalador de bambúes dijo...

Hola, no conocía este blog, pero buceando en el blog de MANON he aparecido aquí. Y confieso que me ha encantado TODO el blog.

En cuanto a esta entrada, que es la elegida para dejar este comentario, he de decir que me alegro de que se dé a conocer la historia de El Escorial que a fin de cuentas es en gran medida la historia de España.

Personalmente, conocía la existencia del pudridero pero desconocía por completo otros datos que aportas como lo de Carlos I y Felipe II.

Interesantísimo.

Gracias y un saludo.

ALMA dijo...

Gómez de Lesaca, claro que hay que reverenciar al Monastario de El Escorial, por lo que supone para nuestro país, tanto histórica como artísticamente. Es parte de nuestra Historia

Escalador, me alegra de que hallas llegado aquí a través del amigo Manón. Espero que me sigas visitando. Esta es tu casa.
Me alegra que te haya gustado el blog.

Un saludo

Anónimo dijo...

Carlos I (o V) y su esposa estuvieron inicialmente enterrados en el Monasterio de Yuste. Allí pueden verse aún los ataúdes colocados de la forma que refiere el artículo. La mitad dentro de un nicho y la mitad fuera, justo debajo del altar mayor.

Anónimo dijo...

Para Alma:

Pase lo que pase, letizia si pasará por el pudridero, ya que si tiene un hijo varón será el primogénito que reine, y si no lo tiene reinará la pequeña Leonor, ya que por derecho de representación hoy en día es la futura princesa de Asturias (en caso de que muera Felipe antes de acceder al trono).Y si muere el Rey antes que su hijo Felipe, éste pasará a ser Rey, y su Hija princesa de Asturias.Si mueren los dos a la vez, pues sería Reina, pero pasando por la Regencia de su madre, Letizia. (Eso ya sería demasiado para el caso).El problema es que mientras no muera nadie, el problema de la preferencia del hombre sobre la mujer en la linea sucesoria queda como suspendido en el aire, hasta que tengan un varón o muera el Rey, El Principe de Asturias. Un saludo y espero no haber aburrido.

Raúl